TRISTÁN DOMECQ, EL INTERIORISTA DE MODA QUE NO CREE DEMASIADO LAS TENDENCIAS EN DECORACIÓN

Patricia Peyró @madridmuychic

Con sólo 34 años ya se ha hecho un hueco entre los nombres más sonados del interiorismo de nuestro país. Tras su paso por Uterqüe (Grupo Inditex), donde trabajó durante cinco años, decidió encontrar su camino en el mundo de la decoración.

Desde entonces su carrera ha sido siempre ascendente: se asoció a un fondo de inversión inmobiliaria, convirtiéndose en su interiorista y decorador de cabecera y, a comienzos de 2012, creó su propia empresa de reformas y decoración, Tristán Domecq Interiorismo, que cuenta con doce empleados y con la que ya ha desarrollado cientos de proyectos.

Su sello más personal es el de las casas de la antidecoración.Las viviendas parecen que se mueven, no son estáticas; me gustan las viviendas acogedoras. Son casas para vivir y decorar, no sólo para fotografiar”. Eso implica un interiorismo basado en el empleo de materiales naturales, como la madera, el hierro, la piedra y las plantas, elementos imprescindibles y ya inherentes a su estilo decorativo. Elementos que aportan frescura y calidez a cada conjunto. El interiorista posee un valor añadido y es que aprovecha todas las piezas originales de la casa que tengan una historia y un valor estético; las restaura e incluso las reubica. “Siempre les encuentro un sitio”.

Hemos visto lo sensacional de sus obras de interiorismo, pero queremos conocerle un poco mejor, y esto es lo que nos cuenta en una entrevista más personal.

-¿Quién es Tristán Domecq? ¿Cómo te describirías a ti mismo?

Me definiría como proactivo, tímido y trabajador.

-Cuéntame tu historia: ¿Cómo empezaste en el mundo del interiorismo?

Empecé de casualidad, con el proyecto de mi propia casa diseñando los planos, las calidades y buscando proveedores. Hice desde interiorista hasta de albañil y así es cómo aprendí de todo. Cuando se terminó, me empezaron a salir trabajos… y hasta hoy.

-¿En tu día a día aplicas tus propios consejos de decoración?

La verdad es que poco. Tengo mi casa un poco abandonada. Aunque me cambiaré de casa en tres meses e intentaré hacerla de cero… (risas)

-¿Cómo es una semana en la vida de Tristán Domecq?

Una locura! (Risas).

-¿Hacia dónde te diriges profesionalmente? ¿Cuáles son tus proyectos?

Pues actualmente trabajamos con tres tipos de clientes: fondos de inversión, inversores particulares y casas de clientes particulares. En los tres campos estamos creciendo.

- Cuéntame algo personal que no hayas contado a nadie (tipo sentimiento, anhelo, miedo, “sensación”…)

Pues miedo siempre hay a que se te tuerzan las cosas. Estamos en un momento muy feliz de trabajo, estresante pero muy contentos. Y que dure!!!

-¿Cuál es la tendencia más rabiosa del verano en decoración? Recomiéndanos algo muy caro y algo muy barato.

Uy…tendencias…no soy muy partidario de las tendencias en el interiorismo, pero creo que hoy en día te puedes atrever con más cosas en coloridos. El naranja quemado para unos cojines me parece una buena elección para actualizar el espacio y barato.

- ¿Algo muy caro?

Mmm… reformar tu casa completamente (risas)

-¿Menos es más? ¿Qué opinas de la tendencia del minimalismo llevado al extremo como hacen en Japón?

Menos es más, sí, pero no el minimalismo. Creo más en el midimalismo.

Y sobre Madrid...

Rincón preferido de Madrid para perderse

El Rastro.

Tipo de comida y Restaurante preferido

Comida tradicional española siempre. En cuanto a restaurantes, Café Murillo y mi nuevo descubrimiento el Café Comercial.

Cócktel favorito

Una buena caña castiza en tabernas de toda la vida madrileñas.

Tienda preferida

Mestizo

Lo último que has comprado en Madrid y dónde

El libro de Grace, en Fnac.

Truco de cuidado personal y sitio favorito

El truco de belleza infalible es la felicidad. Suena cursi pero es verdad.

Actividad favorita con niños (hijos o sobrinos)

Bicicleta por la Casa de Campo.

Parque preferido de Madrid

El Retiro y El Capricho: son espectaculares.

Donde nunca te llevaron tus padres y te quedaste con ganas de ir 

El Palacio de Liria. La lista de espera es eterna.

Cuando te escapas de Madrid te pierdes en...

Las Rías Bajas, en Galicia

 

No hay comentarios

Agregar comentario