¿CÓMO ENTENDER LAS CREMAS SOLARES?

 

chica en bikini

@madridmuychic

Cuando llegan las vacaciones, una de las primeras cosas de la lista de la compra es la crema solar. Sabemos que es importante usarla para no quemarnos, y para evitar las manchas y el cáncer de piel. Pero, además, ¿sabrías interpretar la información relativa a los grados de protección?

Si ni siquiera tienes muy claro lo que quiere decir “SPF” no te acomplejes, porque perteneces a una vasta mayoría. Estas siglas vienen del inglés SUN PROTECTION FACTOR. Aprende a leer tu crema y disfruta del sol sin temor conociendo el índice que tu piel necesita y manteniendo las pautas de utilización recomendadas para cada tipo de piel y para cada tipo de crema.

piel blanca

Si eres deportista o te expones mucho al sol, compra un protector resistente al sudor y el agua.

Tipos de filtros solares

Existen dos tipos de filtros, los químicos y los físicos. Muchos protectores incorporan en su formulación los dos tipos.

Los químicos, absorben los rayos UVA y UVB protegiendo las capas más profundas de la piel y son poco densos, perfectos para pieles grasas. La desventaja es que sus componentes pueden crear intolerancias. (Componentes habituales: Octylcrylene, Octinoxate, Avobenzone, Oxybenzone, Octisalate, Homosalate, 4-MBC, Meroxy SX y XL.)

Los físicos: contienen micropartículas como pequeños espejos que reflejan la radiación solar impidiendo que la piel la absorba. Son densos y pueden dejar la piel blanquecina. No son absorbidos por la piel por lo que son recomendables para pieles delicadas. Ingredientes habituales: Titanium dioxide, Zinc oxide.

piel media

Las pieles claras suelen tardar entre 3 y 5 minuto en notar los efectos del sol; las menos sensibles 10 o más, mientras que las pieles oscuras pueden tardar hasta 40 minutos.

¿Qué tipo de filtro solar elegir? Desde la Clínica SOFT de medicina estética nos recomiendan “elegir filtros solares de amplio espectro que protegen frente a los rayos UVA responsables del envejecimiento y UVB responsables del eritema”.  Estos se distinguen de los sencillos porque “en el envase aparecen dos numeraciones, la primera para la protección UVB y la segunda para la UVA. En los protectores normales solo aparece la protección para los UVB.”

piel morena

Entre las 11.30 am y las 3:00 pm no hay que exponerse al sol.

¿Cuánto tiempo estás protegido con tu protector?

“El FPS que debes usar se relaciona con el tiempo que nuestra piel se mantiene a salvo de los rayos solares sin quemarse; al multiplicar ese tiempo por el FPS que indica el producto, obtendrás la cantidad de minutos que estás protegido”, nos explican desde este centro médico. Por ejemplo, si tardas 5 minutos en quemarte sin ningún producto y eliges un protector con FPS 15, estarás 75 minutos resguardado.

“La aplicación de los productos protectores debe hacerse de forma regular en todo el cuerpo 30 minutos antes de ponerse al sol, 2 gramos por centímetro cuadrado y de forma uniforme”. Asimismo los expertos nos recuerdan que “no debemos olvidar las zonas delicadas: cuello, orejas, empeines y calva”.

2autobronceador-clarins

Como alternativa a las cremas solares no olvidéis el autobronceador

Eligiendo factor de protección

“Lo recomendable es que todas las pieles siempre usen un factor de 30 en adelante. De 2 a 10 son de baja protección, de 15 a 20 de media protección y de entre 30 y 50 o superior de alta protección. Si la persona tiene una piel muy blanca lo ideal es un factor de protección 40 o 50”, añaden los expertos.

“Además, hay que volver a aplicarlo cada dos horas o después de haber sudado mucho o de haber estado en el agua más de 40 minutos”.

Debes usar un producto especial para la cara ya que la piel es más sensible y delicada, con un mayor FPS y otro para el resto de tu cuerpo

polvos sol sisheido

¿Maquillaje para la playa?  Por qué no con Sun Compact Foundation Sisheido

¿Eres una persona de riesgo?

A la hora de protegerte del sol, ten en cuenta si presentas alguno de estos factores, que te convierten en una persona especialmente vulnerable al daño por exposición al sol:

- Tener la piel y los ojos claros.

- Exponerse de forma prolongada al sol por alguna actividad deportiva o profesional.

- Haber tenido episodios de quemaduras solares en la infancia.

-Tener antecedentes familiares de cáncer de piel.

Descubre las mejores referencias en Cremas Solares aquí

¿Quieres mostrarnos tu producto o darte a conocer?  Contacta con [email protected]

sharing-shr

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario