NO TE QUEMES Y CONSIGUE UN ASCENSO SIN LLORIQUEOS

Patricia Peyró @madridmuychic

Conseguir un plan de carrera acorde con las ambiciones y capacidades personales puede ser una misión imposible si no se construyen las oportunidades para ser promovido.  No quedarse atrás y luchar por el puesto que uno cree merecer y siente como suyo es el primer paso para avanzar en tiempos de crisis.

Los ascensos, ya sean laborales o económicos, no caen del cielo, sino que obedecen a razones internas relacionadas con los intereses y objetivos que se plantea la empresa,  y siempre dentro del encuadre delimitado por el departamento de Recursos Humanos y por la propia actividad corporativa.

El Burn out es uno de los males de nuestro tiempo, e incluye estrés emocional vinculado al trabajo, además de fatiga crónica, ineficacia y negación de lo ocurrido

La mayoría de las bajas laborales relacionadas con la depresión y el estrés tienen su origen en el síndrome de Burn-out, que comienza con apatía pero que termina somatizando con padecimientos físicos, y que se traduce en graves pérdidas económicas para la empresa. El absentismo laboral se sitúa entre el 6% y el 8% en el sector privado y alcanza cifras mayores en el sector público, según datos de Comisiones Obreras.

Más de uno (y una) vive permanentemente “quemado” y siempre pensando en cuándo vendrán las siguientes vacaciones o puentes. Para estas personas, sin embargo, las vacaciones nunca serán suficiente: lo que les machaca en realidad,psicológica y moralmente, es vivir dentro de una rutina laboral estancada, pero de la que no pueden escapar, simplemente por una razón económica.

Si tu trabajo sólo significa una pesada carga para ti, algo no funciona

Conseguir que tu trabajo deje de ser tu infierno particular podría evitarse en gran medida cambiando los esquemas y condicionantes mentales que nos limitan por una actitud más positiva y mayor confianza en las propias posibilidades, junto con un plan de acción.

Qué dicen los expertos

Todos concuerdan en que cualquier mejoría laboral se debe a algo, y en que nunca ocurre por casualidad.  “Un ascenso es la consecución a una forma de trabajo, en combinación con una forma de ser flexible y positiva”, nos  explica la psicóloga Arantxa Cámara, experta en recursos humanos.

En su trabajo diario, intenta que sus trainers relacionen los resultados que obtienen en la oficina con sus variables personales, de forma que se den cuenta de la importancia que cobran factores como la autoestima, una percepción realista de la realidad, y la propia actitud.  “En demasiadas ocasiones hay un estancamiento laboral acompañado de una depresión y una sensación de no poder hacer nada para cambiar la situación.” En trabajar todos esos conflictos está la terapia.

“Los resultados son espectaculares: sólo el tomar conciencia del concepto <Yo puedo cambiar esta situación, y en mi mano está> reorienta a la persona hacia un cambio positivo, que se generaliza, además, a otras parcelas de su vida.” "Lamentarse de la situación en que uno vive no contribuye a mejorar la situación: hay que cambiar el chip y entrar en acción", nos recuerda la psicóloga.

Primera pregunta:  ¿Estás siendo realista en aptitudes y objetivos? Lo imposible es imposible y además no puede ser

Quejarse no ayuda

No todas las empresas cuentan con un plan de carrera para sus empleados y, en estos casos, los nombramientos y las buenas oportunidades se suceden de forma algo improvisada y de acuerdo a las necesidades empresariales que van surgiendo.

Ante un panorama tan desalentador, “¿qué se puede hacer?” Existen algunas fórmulas universales para ponerse en posición de ganar. 

Mantener una actitud positiva: tener buena cara en el trabajo es fundamental para que los jefes te tengan en estima y cuenten contigo.

Ser competitivo: Evitar comportamientos irresponsables, trabajar por objetivos con constancia, actitud y responsabilidad.

Hacer equipo: Un dicho oriental reza que “solo se puede llegar más rápido, pero acompañado se puede llegar más lejos”. Trabajar las relaciones sociales y hacer “net-working” ayuda.

Huir del pensamiento “loser” y tomar modelos positivos, sin contagiarse por actitudes pesimistas que acoten la capacidad de actuación.

No limitarse a los modelos convencionales y aplicar el lateral thinking que propone Edward Bono, alumbrando los problemas desde puntos de vista diferentes a la lógica más ortodoxa para encontrar nuevas respuestas a problemas ya conocidos.

 

Evitar los lloriqueos para centrarte en la acción, aunque sólo sea por no amargar a los familiares que están en el entorno, y, sobre todo, ¡por no fomentar la autocompasión!

En lugar de quejarte, sé práctico y realista:

-Una de las primeras cosas a entrenar para la consecución de objetivos y la mejora en el trabajo es la “Gestión del tiempo”

-Antes de negociar hay que tener bien claro el punto en el que uno está, qué temas se van a tratar, y tener preparada una estrategia para defender los propios argumentos

 

No hay comentarios

Agregar comentario